martes, julio 28, 2009

Y después, ¿qué? (Dormingo)

Vaya dorminguito que nos espera. Es cumpleaños de Erikita. A las 11:30 hrs juega el Morelia iniciando en el Morelos su temporada. Dos horas después, es decir; cuando termine el juego de los Monarcas, inicia el de la Selección Mexicana que va contra su similar del gabacho, o sea: la gringa, en final de no-sé-quién-inventó-esa-carambas-copa. Eso, por tanto, comenzará a las 13:30 hrs. Y como cada juego se compone de dos medios tiempos, cada uno de cuarenta y cinco minutos con quince de descanso, lo normal es que cada juego dure, al menos, dos horas (si no hay, otra vez, tiempos extras y los temidos –sin albur- penalties). O sea que comenzamos “el juego del hombre” todavía debidamente enlagañados a eso de las 11:30 am y lo terminamos debidamente enfarolados por a’i de las 3:30, pasado meridiano. Cuatro horas de futbol, cuates, chelas y una que otra emoción. Y después, ¿qué?

¿Qué sigue después de entregarse sin reservas a la consagración del hedonismo tumultuario? No sé. Hoy –feliz dormingo de gracia- lo sabré, lo sabremos, pero no sólo de saber de conocer, sino también de saber de saborear.

¿Qué haremos con las ocho horas y media de dormingo que todavía nos quedarán después de semejante desafío? No lo sé. Algo se nos ocurrirá. Sobre todo a ti, que eres tan ocurrente.

Por lo pronto recuerdo y reflexiono: ayer me llamó un amigo alemán desde Alemania (como debe ser, claro). Bernhard se llama y es de entre mis amigos uno de los más entrañables. Sólo tenemos casi treinta años de conocernos. Me dijo que llovía y no hacía calor, que le parecía que nunca jamás volverá a haber verano en Alemania. Yo me asomé a la ventana y ví tremendo día soleado pero con una lluvia que solo alcanza para ensuciar los coches, estúpidamente recién lavados.

“Ya nos cargó el payaso y su sobrecalentamiento global”, pensé. Pero, como le decía a una amiga ayer en el “chat”: el problema no es que nos cargue el payaso, el problema es a adónde nos va a llevar cuando nos cargue. Yo no tengo la menor idea, sólo sé que, tarde o temprano, el payaso nos va a cargar. A todos juntos o a uno por uno, pero nos va a cargar y quién sabe a dónde nos va a llevar.

Por eso digo, de todas maneras va a venir el payaso y de cualquier forma vamos a ver el fut con los cuates. El asunto no es ése, sino: y después, ¿qué?. No sé, ya algo se nos ocurrirá, sobre todo a mí que luego se me ocurre cada cosa…

(Dormingo publicado el 26 de julio del 2009 en la edición impresa de Cambio de Michoacán)(FELIZ PUMPE, ERIKA!! Luego invitas al reloaded de la fiesta...)

2 comentarios:

Residuo Tóxico dijo...

y te faltó felicitarme eeeeh

ese dormingo fue mi cumpleaños!!

un abrazo enoooooorme

Carlos González Martínez dijo...

Toxi-Erika!!!!

tienes razón... soy un tonto de capirote, como los que festejaba el inconmensurable Neruda!!!

Pero ya está: tu felicitación está en mi texto dorminguero...

Bsssss múltiples...