viernes, febrero 13, 2009

Tellez o el horror del viernes 13...

Pobre, debe estar pasándosela muy mal justo en este señalado día del viernes 13... pero la verdad es que merecido se lo tiene! No lo conozco ni tengo nada contra el señor Secretario de Comunicaciones y Transportes federal, Luis Tellez, pero es claro que está metido en un verdadero berenjenal. No se puede ir por el mundo acusando, en público ni en privado, a un expresidente de corrupción y luego decir que no se tiene ningún indicio de que sus acusaciones sean ciertas... menos si el desdicho acusador fue un colaborador cercano del propio expresidente y su equipo.

Como nuestros ciberlectores sabrán, desde ayer jueves 12 se armó un escándalo mediático por la difusión de una grabación de llamada telefónica que el señor Tellez protagonizó (hace casi tres años!) asegurando que Carlos Salinas de Gortari se robó (sic) la mitad de la así llamada "partida secreta" del presupuesto presidencial, detallito que ascendería a un par de miles de millones de pesos. Ante ello, el mismo señor Tellez se abocó a dar una rápida conferencia de prensa, absolutamente desprovista de cualquier imagen o símbolo que lo identificara como al servidor público que es, para con todo desparpajo asegurar que, en realidad, mintió; pues no le consta nada de lo que digo en animada "reunión informal" con un grupo de amigos en el paradisiaco Can Cún.

Quizá porque en el mar la vida es más sabrosa o porque no siempre los borrachos, como por cierto tampoco los niños, dicen la verdad o por-qué-vaya-usted-a-saber-por-qué, pero lo cierto es que el señor Tellez de entonces y el señor Secretario de hoy, mintió. Y ése sería su problema y de nadie más (si acaso también de los incautos de sus contertulios), si no fuera porque el señor es ahora, en efecto, un servidor público integrante del gabinete legal del Poder Ejecutivo Federal. Ni más, ni menos.

Yo sé que "una cosa es una cosa y otra cosa es otra cosa", como sabiamente decimos en México, pero me cuesta trabajo creer que una persona que miente como persona no lo haga como servidor público. ¿Dónde estaría la línea divisoria para esa conducta ética?

Desde luego, todos tenemos la posibilidad de echar de vez en cuando alguna mentirilla. Para ello tenemos incluso la categoría atenuante de las "mentiras piadosas". Pero no cuando se ocupa un cargo público, sujeto a la ley y sus normas. Por ello, el señor Tellez, el Secretario, está ahora en un verdadero desafío al deber dejar constancia que sus mentiras en "reuniones informales" no se reproducen en "reuniones formales" propias de su cargo.

Porque habría que recordarle que el Artículo 109 Constitucional le obliga a la honradez, en tanto la Ley del Servicio Civil de Carrera de la Administración Pública le conminaría a la objetividad y el Código de Ética de los Servidores Públicos de la Administración Pública Federal le endilga, además, la integridad. Ni más ni menos.

Pobre y luego en viernes 13!!! Menudo fin de semana del amor y la amistad!!

3 comentarios:

ALVARO ARCE FERNANDEZ dijo...

Estimado CARLOS:

Estoy de acuerdo contigo, un servidor público del nivel(que no autoridad)de Luis Téllez debería de renunciar sin que se lo solicite su jefe, por lo menos por orgullo profesional.

Por otro lado,el manejo de crisis que la Secretaría a su cargo llevó a cabo y que él mismo operó, en el lamentable accidente y fallecimiento de las personas que tripulaban el avión fue acertado,según mi opinión. ¿Por que no manejó bien su propia crisis?
Los hechos,si,la irremediable contundencia de los hechos.

Un abrazo de camarada.

waldo dijo...

otra vez leo lo mismo una y otra vez politicos corrompiendose aunque como el termino lo dice nunca se co-rrompen siempre salen ilesos y con unos millones mas en sus cuentas mal de latinoamerica? o mal mundial?
mal de muchos...

Carlos González Martínez dijo...

Mis estimados Álvaro y Waldo,

Mal de muchos... en efecto. Y también solución (ojalá, algún día) también de muchos.

Lo que no sé es cómo le vamos a ser para terminar con esta contundencia de los hechos y continuar con otra, honesta y democrática. No lo sé, pero hay que seguir intentándolo, no?

Un abrazo a ambos (uno a cada uno, ja!)