miércoles, julio 23, 2008

Entre Revoluciones

Ya casi nadie habla de ello, ni lo recuerda, ni lo tiene en mente, ni le importa, pero en este país y en esta América Latina nuestra hubo un tiempo en que se nos dio por organizar revoluciones populares y nacionalistas. Pocas de ellas triunfaron y ninguna logró lo que se propuso, pero todas significan capítulos imprescindibles de nuestra historia que corren como savia fecunda por entre nuestras venas abiertas.

Resulta que hubo momentos en que ante el hartazgo del pueblo por las injusticias extremas infringidas contra suya, un contingente sensible y heroico, fundamentalmente joven e ilustrado, decidió treparse a montañas y sierras con un par de fusiles mal abastecidos y con una convicción pletórica de sueños e ilusiones. Fueron los precursores y combatientes consecuentes de las ganas de cambiar de una vez y para siempre el oprobio de ser naciones divididas hasta la majadería y sociedades marcadas por una desigualdad que no tiene explicación humana suficiente. Fueron los Flores Magón, los Práxedis Guerrero, los Ernestos Guevara, los Fidel Castro, los Sandino, los Fonseca, los Farabundo Martí, incluso los primeros muchachos sandinistas.

Es el caso que ahora, justos en estos días del verano del 2008, estamos en medio del la conmemoración de los 49 años del cubano 26 de julio y los 29 del nica 19 de julio. Ya ni el cuartel Moncada ni la plaza principal de Manuagua le dicen nada a la inmensa mayoría de los nuestros, incluso de quienes se llaman de izquierda, what-ever-that-means.

Para mí significa al menos la Utopia. No poca cosa. Una Utopia que no muere, como bien reza el libro de mi entrañable Adolfo Mejía. Una Utopía que quizá ya no sea transitable a balazos, pero que sigue siendo exigible, demandable, construíble, soñable. Un día vamos a ser sociedades justas y honorables. Ya verán.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

antes de que acabe el julio revolucionario y antes de hagan su agosto los oportunistas.
Al no ver comentario alguno en dias a riesgo de perderme en el maremagnum de los mas media, me resuelvo a comentarte: para hablar de revoluciones no basta medio citar a Galeano a medias y dejar de citar a los que la historia de los vencedores, se sigue negando; nacidos en los sesentas nuestros más cercanos referentes debiesen ser los Genaro Vázquez, Lucio Cabañas,los liga comunistas, los mar, los sindicalistas desaparecidos de los 70`s, no le jugaban al foquismo revolucionario. Where are the Revolution?. Del heroísmo al que haces referencia:"Desde la antigÛedad (Política de Aristóteles), los valores cívicos y los valores políticos que son sinónimos se fundan sobre los principios generales de una sociedad; por eso, en este sentido, la vida política en la história aparece llena de heroísmo. Llamamos héroe a aquel que es capaz de pasar por encima de sus convicciones personales, a aquel que es capaz de pasar por encima de todos sus deberes particulares y que es capaz de someter su existencia a un principio general de vida". "Dignidad es aquello que no puede intercambiarse" y toda esta introducción al estilo de Severo Iglesias solo para que le rasques a la Historia que es la Historia de las Revoluciones. a saber: La Historia de los tres mosqueteros y un Dardagnan en el IFE entre 93-97se le llamó la Revolución de la Conciencia. en el ambiente de un 70% de personal que provenia de los aparatos de control y clientelismo del sistema PRI-Gobierno-Estado. tres simples muchachos universitarios recién egresados desde dentro de las trincheras del dogma de este nuevo aparato de estado, en medio de la intolerancia buròcratica y la bulgaridad de los mapaches electorales, hicieron toda una revolución al comenzar a diseñar una política Pública de participación ciudadana para conseguir la Utópica Gobernabilidad Democrática; para ello armados de sencibilidad y heroísmo contra todo un sistema se propusieron como meta primaria, dotar de verdadera Autonomía al recien denominada Institución. el trabajo se hizo como en todas las trincheras revolucionarias en el mundo con una ferrea labor de zapa, armando expedientes de mapaches, consabidos fraudes de recientes funcionarios y tolerar incluso la ignorancia y prepotencia de Directores Ejecutivos que solapaban la intromision de las antiguas élites de poder, bajo el cobijo de recomendados por los gobiernos estatales. No se arredraron ante las amenazas de quitarles sus bonos, sueldos y sobre sueldos, o el verse humillados a hacer las peores labores y en último de los casos a ser lanzados del Instituto a lejanas Vocalias inexistentes. Convencieron a los otrora Académicos convertidos en Consejeros de que la medida radical, revolucionaria que significaba ALTERNANACIA,solo era posible mediante el logro de la AUTONOMIA,Adminstrativa, Política, Financiera y de un Real servicio Cívil de Carrera. hoy todavia sus nombres son satanizados y los monitores de Gobernación,les son atentos. hoy trasterrados en diferentes senderos de la vida Nacional pá estos revolucionarios Lo único que no há cambiado en ellos son sus convicciones, sus principios y sus valores como universitarios.(forjados en la crísis de los 80´s.)
(Ahí te debo la segunda parte CARLITOS)
VERDAD QUE HAY DE REVOLUCIONES A REVOLUCIONES
II. DEL POR QUE YA NO HAY UTOPICAS REVOLUCIONES (Continuará)

Carlos González Martínez dijo...

Mi estimado "Anónimo":
1) Primero: gracias por tomarte tiempo y dejar tu comentario.
2) La neta, no me gusta la idea de conversar con alguien desde el anonimato, que -además- se me hace absolutamente innecesario en este caso. Si yo hasta muestro mi cara abotagada por el sobrepeso, ja!
3) Tampoco entiendo muy bien tu sintaxis, pero logro captar algunas frases con las que estoy de acuerdo. Otras, como no las entiendo, pues no puedo tener opinión clara.
4) Entiendo las citas sobre heroísmo y dignidad, y las suscribo. A eso me refería.
5) Me encanta tu idea de ver al IFE de mediados de los noventas y principios de los dosmiles como un escenario no sé si de la Revolución pero sí de la transformación radical y democrática de nuestro régimen político. Me encanta, además, haber estado allí militando en la causa.
6) Lo que lamento es que el país y su clase política no haya tenido la suficiente energía para mantener al IFE como una institución del estado democrático de derechos que estaba comenzando a ser.
7) Espero tu segunda, tercera y todas las partes que falten en tu alegato.
Bienvenido. Pero más si simplemente nos dices -a todos- quién eres.

Saludos,

Carlos

Anónimo dijo...

INTERMEZO A LA II PARTE.

DEL HOMBRE DEA SOMBRERO.
AL ESTILO VILLA,
AL ESTILO ZAPATA,
AL ESTILO CARRANZA,
AL ESTILO SANDINO,
AL ESTILO VIETKONG,
AL ESTILO QUE TU IMAGINACION alcance.
PERO DEA SOMBRERO.


Que enorme desilución para la gente que piensa que ya se extinguieron las revoluciones y hablan de la muerte de las Ideologías, hablan de la muerte de las Utopias. Así hablan quienes en su afán pragmático por justificar a los factores reales del mercado quisieran que las politicas públicas de subsidiariedad y solidaridad vinieran a sustituir a la real responsabilidad estatal.
¿de ahí la pregunta de fondo, por que las revoluciones intentan siempre cambiar el Statuo Quo?
me explico:La fusión del Capital Comercial con el Capital Financiero, dió como resultado...
exactamente lo que estas pensando, las entidades nacionales no se concibieron desde una perspectiva del Desarrollo económico, fueron resultado de desarrollos diferenciados y a nivel superestructural hablemos de estructuras diferenciadas.
En su construcción la parte ideológica es basificante, constitutiva, sin ella no podría entenderse los ulteriores desarrollos.
Le igualité, le segurité, incluso la expropiación de los medios de producción, vienen signados, significados por las ideologías.

verbigracia: el ejemplo de la Nacionalización Petrolera, permea en la noción colectiva de una nación,el estatus de
Independencia. en consecuencia económica. pero la materia/transformación, la Praxis, de tal medida se funda en la nocion de Soberanía del Pueblo.y para el pueblo diran los que convencidos a ciegas en la Democracia. Clasista, real, o representativa en aspiración pero democracia al fin.

Y de ahí a otro problema teórico que plantea el momento ¿Participación ciudadana para qué y en que forma?, real?, representativa?, excluyente (solo partidos políticos y solo sus representantes) o solo para aquellos que se abrogan un Membrete de Ciudadanos por que hacen estudios de Ciudadanía?

El bosquejo de articulo por lo menos si me provoca hacia una reflexiòn que quisiera compartir no tan solo contigo amigo CARLITOS.
tu tan solo eres el provocador. en el buen sentido de la palabra. y como al igual que muchos ciudadanos que somos autodidactas en esto de los masmedia y del internete pues como vi la opción de anónimo pues fue la que escogí.
por ahora solamente:

EL HOMBRE DEA SOMBRERO.

el autodidacta hijo de obrero o campesino que aún es obligado por los medios inclementes al uso del sombrero...
AL ESTILO VILLA
AL ESTILO ZAPATA
AL ESTILO CARRANZA
AL PURO ESTILO SANDINO
AL ESTILO TIGRES DEL NORTE.
PERO DEA SOMBRERO.

POST DATA: LAS REVOLUCIONES NO SON MATERIA DE LA MODA ESTADISTICA.

SON MATERIA/TRANSFORMACIÓN PARA LOS VERDADEROS HOMBRES DE SU TIEMPO.

Lo importante no es mi nombre.
de mi formación les puedo compartir:
A toda honrra
multidiciplinaria como se forjan los hombres en la Universidad de la Vida.

Porque para postgrados en España y Harvard, se me hace que son muy lìmitados.

Carlos González Martínez dijo...

Ok, ya entendí mi estimado Anónimo con Sombrero.
Gracias por la connotación de provocador, en el buen sentido de la palabra (hay uno malo, realmente malo).
Espero seguir siéndolo (un provocador), más si a mi intento se suman voces como la tuya.
Por otra parte, ¿por que las revoluciones intentan siempre cambiar el Statuo Quo?: porque quieren transformar todo y en un momento. Algo que ya nos comienza a hacer falta...